En el corazón monumental de la ciudad destacaban dos majestuosas estructuras piramidales, conocidas como la Pirámide del Sol y la Pirámide de la Luna, las más grandes de México y comparables a las imponentes construcciones del desierto egipcio. Asimismo, se erigía una pirámide dedicada a Quetzalcoátl, la serpiente emplumada, bajo la cual se descubrieron cientos de cadáveres de hombres, mujeres y niños ofrecidos en sacrificio al dios de la Serpiente emplumada.

En su apogeo, Teotihuacán albergaba alrededor de 150,000 habitantes, una cifra igual o superior a las grandes metrópolis del Mediterráneo de la época, a excepción de Roma. Con una extensión que superaba los 20 kilómetros cuadrados, la ciudad se organizaba en torno a un gran centro ceremonial y residencial para sus élites, articulado por la Calzada de los Muertos, alrededor de la cual se erigían las pirámides del Sol, de la Luna, la Serpiente Emplumada, así como grandes edificios administrativos y mercados.

La Calzada de los Muertos, una avenida monumental de cinco kilómetros que atravesaba la ciudad de norte a sur, debe su nombre a la creencia de los mexicas de que bajo los basamentos piramidales que la flanqueaban se sepultaban importantes personajes y gobernantes de Teotihuacán. Con su inicio en la plaza de la Pirámide de la Luna y una extensión de cuatro kilómetros, este eje de la ciudad albergaba el centro ceremonial, templos majestuosos, palacios y los grandes monumentos de la ciudad, como la Pirámide del Sol.
Cabe señalar que la pirámide del Sol mide 63 metros de altura y descansa en una base cuadrada de 224 metros de lado, casi tan grande como la de la gran pirámide de Keops. Fue construida durante los 150 primeros años de nuestra era y a pesar de su nombre, otra vez de origen azteca, parece que esta construcción estaba dedicada a Tláloc, el dios de la lluvia y representaría al monte sagrado, mítico contenedor del agua y las riquezas universales.

Además En el extremo norte de la calzada de los Muertos se encuentra la pirámide de la Luna que evoca, como la del Sol, un monte sagrado y fue dedicada a divinidades agrícolas y de la lluvia. Su base mide 140 x 150 metros, y fue erigida entre los siglos I y VI. En realidad se trata de siete construcciones distintas, una encima de otra cuyo origen se encuentra en el interior de la base escalonada situada enfrente de la pirámide, que fue ampliándose sucesivamente hacia arriba y atrás.


El palacio de Quetzalpapálotl
Situado junto a la plaza de la Luna se trata de un edificio dedicado a tareas administrativas y gobierno de la ciudad. Recibe este nombre porque las columnas de su patio interior están decoradas con quetzales con alas de mariposa. Se construyó entre los años 300 y 400 sobre una estructura anterior que fue enterrada: construida entre los años 300 y 400 sobre un edificio más antiguo, el llamado templo de los Caracoles Emplumados.

Please follow and like us:
Un comentario en «Teotihuacán: el enigma y la grandeza de una ciudad milenaria»
  1. Las pirámides de Teotihuacán son un impresionante conjunto arqueológico situado en México Consideradas como una de las maravillas del mundo antiguo, estas imponentes estructuras han cautivado la imaginación de generaciones enteras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *